jueves, 8 de enero de 2015

JUNGLA DE SALTAMONTES





AUTOR: Andrew Smith
EDITORIAL: Hidra
Nº DE PÁGINAS: 544
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
PRECIO: 16,50 











Nunca piensas que el fin del mundo, el apocalipsis, puede estar ahí, a la vuelta de la esquina tomando la forma de un ejército imparable de mantis religiosas de dos metros de altura que sólo piensan en dos cosas, nunca te detienes a considerar que tu vida tiene los minutos contados y que estás desperdiciándolos en divagaciones ridículas y del todo triviales y sobre todo nunca piensas en que situación te encontrarás en el momento exacto en el que el fin del mundo se desate.


En el preciso momento en el que Tyler desató la Cepa 412E de la plaga IM Contenida nadie sabía aún que el fin del mundo había comenzado. Mientras tanto Austin Szerba un chico con ascendencia polaca obsesionado con documentar la historia se encontraba junto a su mejor amigo, Robby Brees en un lugar en el que no deberían estar y viendo cosas que no deberían ver, como bebés con dos cabezas o partes del cuerpo humano envasadas al vacío, lo normal, ya sabéis. Mientras Robby y Austin se encontraban husmeando donde no debían, Shann la novia de este último les esperaba dormida en el coche.

Pocos días después, mientras Austin se encontraba en pleno dilema existencial preguntándole a San Kazimierz si era posible estar enamorado y sexualmente atraído por su novia y su mejor amigo al mismo tiempo, el fin del mundo ya había eclosionado en forma de una mantis religiosa de dos metros de altura con mucha hambre.

Esta novela es un derroche de originalidad e imaginación y esta escrita para todos aquellos que piensan en la literatura juvenil como en  algo clónico. Andrew Smith hace gala en "Jungla de saltamontes" de una facilidad asombrosa para mezclar géneros de forma maravillosa, mientras en una página nos encontramos con una narración sobre los antepasados de Austin y sus pensamientos más hilarantes, en la siguiente tenemos a un ejército imparable de mantis, engulléndose al desafortunado vecino de la ciudad de Ealing que pensó que sería un buen momento para sacar la basura.


-Cuidado con la caca de la perra-dije mientras cruzábamos el jardín.
-Austin deberías cortar el césped.
-Entonces la caca de la perra sería demasiado fácil de ver y mi padre me diría que la recogiera. Así que tendría que cortar el césped y recoger la caca de la perra.
-Pensar así es lo que hizo grande a este país-dijo Robby-. ¿Sabes? si dieran un Premio Nobel por escaquearse del trabajo, cada año algún blanco de Iowa se llevaría un millón de pavos y un viaje a Suecia.
Pensar en Robby y en mi yendo a Suecia me puso cachondo.

El lenguaje utilizado es algo que debe ser destacado, en cada línea nos encontramos un montón de tacos, los personajes expresan sus pensamientos sin ningún tipo de inhibición y de la misma forma en la que lo haría cualquier chico de dieciséis años, los diálogos son ingeniosos y mordaces y los personajes no pueden ser más carismáticos, resulta inevitable no tomarles cariño. La relación del trío protagonista no es nada convencional: un chico confuso que no sabe lo que siente y que se pregunta constantemente si se puede estar enamorado al mismo tiempo de su novia y de su mejor amigo.

Andrew Smith logra lo imposible, es capaz de entretejer temáticas tan dispares como el amor, la acción, la ciencia ficción, el humor, la ironía... de forma prodigiosa.

Así que, alejaos de los prejuicios, de los miedos, mantener la mente abierta, haceros un favor y abrid las páginas de "Jungla de saltamontes", dejaros absorber por la novela más extraña y alucinante que jamás habéis leído.

La historia nunca habla de la gente cagando. No puedo creer ni por un momento que tíos como Theodore Roosevelt o Winston Churchill no cagaran jamás. La historia siempre abrevia las cagadas y el exceso de consonantes.


∞+++



1 comentario: