viernes, 29 de mayo de 2015

ÚLTIMA SESIÓN




AUTOR: Marisha Pessl
EDITORIAL: Literatura Random House
Nº DE PÁGINAS: 688
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
PRECIO: 24,90 











Dicen que el miedo revela nuestra verdadera personalidad que únicamente al enfrentarnos a la oscuridad, a una situación de auténtico pavor podemos conocernos, porque, ante un momento crucial, crítico, ¿cómo actuaríais?,¿os quedaríais petrificados al igual que un árbol, con las raíces fuertemente arraigadas a la tierra?,o, ¿saldríais despavoridos, corriendo y aullando de terror como si la vida os fuera en ello?, o, ¿seríais los héroes? capaces de manteneros impávidos mirando directamente a la oscuridad y...saltando al precipicio. ¿Sabéis cómo actuaríais o solo lo conjeturáis?, ¿os habéis enfrentado a la oscuridad y conocéis la respuesta?,¿conocéis vuestra auténtica personalidad?


Stanislas Cordova es un legendario director de cine, sus películas se dedican a explorar el lado oscuro de la psique humana, enfrenta a sus personajes a escenarios de terror, a la oscuridad misma con el fin de conocer la esencia de la naturaleza humana. Muchas de sus películas han sido censuradas,solo pueden adquirirse copias piratas de las mismas, o bien, asistir a visionados clandestinos, muchos de los cordovitas, (así se hacen llamar los más acérrimos de sus fans), aseguran que ver una película de Cordova constituye un descenso a los infiernos y tras salir a flote uno no vuelve a ser él mismo, sale transformado en cierta medida. Como en todo personaje de culto que se precie de serlo, sobre Stanislas Cordova también planean oscuros y abyectos rumores: sádico, ermitaño, agorafobico, alienado.


Scott McGrath reputado periodista de investigación decide destapar la verdad que se esconde detrás del mito,¿son ciertas las leyendas que sobrevuelan a Cordova?, sin embargo y dado que sus pesquisas mantienen la forma de sus notas y no se apoyan en hechos fehacientes, tanto su investigación como su meteórica carrera quedan truncadas hasta la noche en la que se halla el cuerpo sin vida de Ashley Cordova, la preciosa e indómita fuerza de la naturaleza que fue la hija del aclamado director.

Sus personajes están devastados, abatidos. Atraviesan infiernos para emerger como palomas carbonizadas. Y es que la gente hoy en día no aprende, es débil, insignificante, y se muestra tan apática hacia el regalo de la vida como si estuviéramos en un anuncio de Pepsi. No le culpo por sumergirse en el inframundo. ¿Has visto cómo está todo últimamente, MacGrath? ¿La crueldad, la falta de conexión? Si eres artista estoy seguro de que no puedes evitar preguntarte para qué sirve todo esto.

Después de haber pasado unas cuantas horas en la compañía de última sesión, me queda una cosa clara: Marisha Pessl reinventa el género creando una novela que traspasa la ficción, en la que los personajes se convierten en pistas y lo imaginario se torna realidad y esto es posible gracias a que la novela se encuentra repleta de capturas de pantalla, de artículos de Internet, de documentos y fichas, de información extraída de la más clandestina de las webs, de fotografías que imprimen un realismo sublime a la novela, hasta el punto de que tras finalizar la lectura uno tiene la sensación no de haber leído sino de haber asistido a una proyección de uno de los escalofriantes y viscerales films de Cordova.

Marisha Pessl explora en su novela cuestiones tales como la oscuridad y la sensibilidad de los genios, la locura, el miedo en estado puro, la fina línea que separa la fantasía de la realidad, el esoterismo. Y es que última sesión es un tributo al cine de terror, Pessl nos conduce a lugares comunes del género, de esos de los que los protagonistas deberían salir huyendo, pero que, a pesar de nuestras susurradas recomendaciones se meten de cabeza en la boca del lobo: clínicas psiquiátricas, mansiones tétricas y malditas, niños con los que jamás querrías cruzarte...lugares que todos reconocemos pero que, aún así, siempre son capaces de ponernos la piel de gallina.

Era una muñeca de plástico. Le faltaba un ojo, estaba medio calva y chorreaba agua ennegrecida, pero aún así sonreía con cara de loca; tenía las mejillas hinchadas y el poco pelo rubio que le quedaba lleno de hojas. Llevaba un vestido blanco con volantes, ahora con manchas negras, y una especie de hongo le crecía en el cuello, como cabezas rancias de coliflor.

La novela esta dotada de una alta originalidad y de un argumento que nos mantiene absortos, pero en ocasiones parece que la narración no acompaña a tan excepcional trama y se vuelve poco fluida y ágil, lo cual puede deberse a unos personajes que, aunque bien definidos carecen de la  profundidad necesaria, con todo, solo podría calificar a última sesión como a una novela endiabladamente entretenida y original. Así que, ahora la decisión es vuestra:  

¿os atreveréis?

a desafiar los límites de la cordura, a entrar en un mundo donde la fantasía desdibuja la realidad, a indagar y arrojaros al miedo, a buscar las sirenas, a entrar en la última sesión.

Es soberano, mortal y perfecto.

∞++


No hay comentarios:

Publicar un comentario