lunes, 5 de octubre de 2015

PROHIBIDO LEER A LEWIS CARROLL


AUTOR: Diego Arboleda (autor), Raúl Sagospe (ilustrador)
EDITORIAL: Anaya
Nº DE PÁGINAS: 208
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
PRECIO: 12 













La mayor parte de la gente asume que son las cosas grandes las que cambian el mundo y eso es cierto, aunque en parte, las cosas pequeñas también producen cambios, bueno, esta bien, a lo mejor no son capaces de cambiar el mundo pero eso no las hace insignificantes y procuradoras casi de maravillas para algunas personas. Para la joven Eugéne Chignon su pequeña maravilla tenía la forma de un minúsculo anuncio situado en una página poco visible de un periódico, muchas fueron las personas que no repararon en el, sin embargo a nuestra protagonista le cambio la vida. En el mencionado anuncio se solicitaban los servicios de una institutriz, no obstante los requisitos que en el se pedían eran un tanto...peculiares. Y nuestra Eugéne que es una gran institutriz y desastriz ahora también tendría que aprender a ser una buena disimulatriz si quería hacerse con el puesto. Y es que en esta historia tienen cabida un montón de cosas pequeñas y maravillosas, como una niña que quiere ser Alicia, la verdadera Alicia, un hombre trepapaderes, un conejo blanco, una habitación repleta de  figuritas de fina porcelana...y os contaría más, de verdad, pero...está totalmente prohibido.

Abrir las páginas de este libro es precipitarse hacia el fondo de la madriguera y quedar atrapado en el País de las Maravillas y en el fantástico universo de Lewis Carroll. Es estar abierto a las incoherencias más disparatadas, a la inocencia y al humor.
Prohibido leer a Lewis Carroll cuenta además con un conjunto de personajes de lo más variado y pintoresco, cada uno de ellos es realmente entrañable y todos sabrán sacaros al menos una sonrisa.

Y si a un universo excepcional, a un gran humor y a unos sensacionales personajes les agregáis una prosa ágil, fresca,guiños a Alicia en el País de las Maravillas y a otras obras literarias, una narración estupenda y unas ilustraciones perfectas que hacen que el lector se adentre aún más en la historia, el resultado no podría ser otro que esta pequeña obra de arte.

Probablemente todos sepáis lo que es una conversación, pero quizá no conozcáis lo que es una no-conversación. Una no-conversación no es lo mismo que un silencio. Un silencio es cuando nadie habla ni hace ruido. Una no-conversación es cuando nadie dice lo que quiere decir.
Los silencios pueden ser relajantes y agradables. Las no-conversaciones al contrario, ponen nervioso a todo el mundo.

Sí sois escépticos a leer este libro, dado que se trata de literatura infantil, solo os puedo decir que dejéis atrás los prejuicios y os dejéis llevar, el autor y el ilustrador sabrán guiaros por este universo tan particular y os zambulliréis de golpe en el ritmo hilarante de este relato. Si disfrutasteis con Alicia en el País de las Maravillas o con Peter Pan caeréis rendidos ante esta pequeña maravilla.

Permitirme un último apunte: no os saltéis la lectura de la dedicatoria, ¡os encantará!


∞+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario