viernes, 29 de enero de 2016

AL ESTE DEL EDÉN


AUTOR: John Steinbeck
EDITORIAL: Tusquets
Nº DE PÁGINAS: 688
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda















Me resulta especialmente difícil abordar la reseña de este libro, por qué, ¿cómo voy a ser capaz de transmitiros con total fidelidad lo maravilloso qué es?, ¿cómo expresar el torrente de emociones qué es capaz de desembocar? ojalá contara con la habilidad de Steinbeck para haceroslo llegar, para escribir un párrafo que reflejara con total brillantez su esencia, sin embargo no cuento con su talento, así que trataré de contagiaros de la mejor forma posible mi pasión por este libro.

Seguramente todos conocéis "al este de edén" si no es por el libro, lo más probable es que hayáis visto u oído hablar de su película, protagonizada por James Dean, a mi me resultaba familiar debido a esto último y el nombre de John Steinbeck estaba relacionado con "las uvas de la ira", lo cual era sinónimo, vete tú a saber por qué, de un terrible efecto soporífero. Pero afortunadamente me encontré con "al este del edén" y ha sido una de las mejores decisiones y experiencias de mi vida lectora.


"Al este del edén" narra la vida de dos familias,(los Hamilton y los Trask), durante tres generaciones, nos relata las dificultades y triunfos a lo largo de sus vidas, pero ante todo nos habla sobre el amor en todas y cada una de sus formas; el amor romántico, fraternal, el amor no correspondido, el rechazo, la capacidad de sentir o no amor y de todas y cada una de las acciones que llevamos a cabo con el único pretexto de ser queridos.

Los personajes que Steinbeck crea son maravillosamente complejos, tanto es así que parecen escapar de las páginas y ocupar su propio espacio más allá del relato, algunos de ellos encarnan la bondad, otros como Cathy la cara más deshumanizada que puede poseer una persona, otros son una fuente inagotable de sabiduría que nos regalan las frases más brillantes y reflexivas que aparecen en la novela, estas vienen de la mano de Lee el criado chino de la familia Trask. Aquí es donde entran en juego otros aspectos y es que, "al este del edén" esta cargado de simbolismo, explora de forma más o menos profunda el mito de Caín y Abel y no esta exenta de ciertos tintes bíblicos, discusiones sobre el bien y el mal, sobre el pecado y la rectitud, pero se extiende más allá, mucho más allá porque la esencia de esta historia es la naturaleza humana.


Y es que, como es natural, lo único que interesa a los hombres es ellos mismos. Si una historia no se refiere al que la escucha, éste no atenderá. Y de ello yo saco una regla: una historia grande y duradera tiene que poder aplicarse a todos, o, de lo contrario, no durará. Lo extraño y exótico no es interesante....., sólo lo profundamente humano y familiar.

No os voy a engañar, sobre todo al principio la lectura cuesta, es demasiado descriptiva y principalmente narrativa, no abundan mucho los diálogos, pero una vez que conoces a los personajes y la trama comienza a desarrollarse estas perdido, no puedes esconderte, Steinbeck te ha tomado como rehén y el secuestro no finalizará hasta que hayas llegado a la última página. En algunas ocasiones el texto parece algo deslavazado y la alternancia entre un narrador omnisciente y un narrador testigo que hace su aparición en contadas ocasiones resulta algo confusa, pero esto son únicamente fruslerías, detalles que carecen de importancia y quedan ensombrecidos por una historia brillante.

"Al este del edén" esta plagado de párrafos notables, de personajes memorables y de una historia que atrapa. Quizá este libro sea el claro ejemplo de porque la literatura es universal, de porque hay historias que no sufren el paso del tiempo. Las sociedades cambian, la economía también lo hace, la tecnología evoluciona...pero la naturaleza humana sigue siendo la misma, sentimos y sufrimos igual que nuestros ancestros y nos gustan las historias en las que somos capaces de reconocernos, por eso tenéis que leer este libro.
∞+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario