miércoles, 9 de noviembre de 2016

LA LIBRERÍA


Ha llegado el momento, así que confesad. Que levante la mano aquel que se ha imaginado a sí mismo alguna vez siendo el regente de una librería, y es que todo ávido lector ha soñado alguna vez con este trabajo: pasarse las horas rodeado del olor de la tinta impresa, recomendar y vender sueños...¡Ahhh, qué difícil resulta volver a tomar tierra después de soñar despierto un rato!, porque la realidad es bien distinta y aunque para muchos este sea su trabajo soñado eso no quiere decir que no este exento de handicaps y quebraderos de cabeza sino que se lo pregunten a Florence  Green; una valiente habitante de un minúsculo pueblo de Suffolk que ha tomado la férrea decisión de abrir la que será la única librería de su pueblo. Para aquellos intrépidos que como Florence quieran materializar su sueño, les dejamos algunas recomendaciones:

1. Procura hacerte con un local que no este comido por la humedad, aunque como si Florence te decides a comprar una de las propiedades más antiguas del pueblo como lo es Old House será inevitable tener que llevar a cabo alguna que otra reforma.

2. Aunque el agente inmobiliario no tenga la obligación legal de hacerlo, sonsacale, haz que te informe previamente de si el local dispone de presencias sobrenaturales, no vaya a ser que junto a la propiedad adquieras también inquilinos no deseados como el molesto poltergeist que vive en Old House y que no duda en manifestarse en los momentos más inoportunos.

3. Si de verdad quieres llegar lejos con el negocio búscate un buen ayudante. Te dejamos el perfil de la ayudante de Florence. Ten en cuenta que para este tipo de trabajo no vale cualquiera, tienes que encontrar a alguien muy especial.
  • Christine Gipping
  • 10 años
  • Hija de una familia numerosa
  • Muy lista
  • Rápida e ingeniosa en sus replicas
  • Con un don extraordinario para la clasificación y organización

4. Todos sabemos como lectores que la lectura amplia nuestros puntos de vista, pues nos permite entender los hechos desde múltiples perspectivas, nos saca de nuestra zona de confort y nos hace ver más allá de ella. Si como Florence vives en un pueblo rígido y estrecho de miras, ¡qué demonios!, debes hacer algo por ellos, líate la manta a la cabeza y sorprende a los lectores, emprende una revolución, sigue el ejemplo de nuestra heroína y hazte con doscientos ejemplares de Lolita de Nabokov, la disputa estará servida y todo el lugar hablará de tú librería.

5. Puede que tú pequeño negocio no agrade a todo el mundo, sobre todo si eres de un pueblo como  Hardborough, cuyos habitantes poseen una moral demasiado rígida, tal vez te acorralen y conspiren para sabotear tú librería, pero si permaneces impávido a sus ataques conseguirás resistir.

-Dicen por ahí que está usted a punto de abrir una librería. Eso significa que no le importa enfrentarse a cosas inverosímiles.


4 comentarios:

  1. he tenido el placer de trabajar en una librería y también tenia sus malditos fantasmistas heheheheh pero también daba dolor de cabeza... Tengo pendiente este libro disque le harán su película. Ya quiero verla, un abrazote :)

    ResponderEliminar
  2. Lo tienes que leer, Su.A mi me gusto mucho. Sii dicen que Isabel Coixet va a hacer la peli, tienes que leerlo antes de que salga!!Un abrazo muuy grande :)

    ResponderEliminar
  3. La verdad que me encantaría trabajar en algún sitio relacionado con libros, con estar rodeada de ellos estaría como en una nube.
    Besos!

    ResponderEliminar