viernes, 10 de marzo de 2017

ADOPTA UNA AUTORA


¿POR QUÉ SER FELIZ CUANDO PUEDES SER NORMAL?


Esta es la segunda entrada del proyecto #AdoptaUnaAutora que tiene como misión dar más visibilidad a grandes escritoras. Podéis acceder a la página oficial pinchando aquí, encontraréis a muchísimas autoras maravillosas que merece la pena descubrir. Yo os hablaré de una de ellas: Jeanette Winterson.

Mi intención en esta segunda entrada era daros a conocer a Jeanette más allá de sus premios y su labor como escritora. Quería que la conocierais de una forma mucho más personal, así fue como me di de bruces con este libro: ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? una autobiografía que nos permite ver que se esconde tras la escritora, tras sus palabras y sus letras, y lo que me encontré es una historia que merece la pena leer, aunque no conozcáis todavía a Jeanette y aunque no hayáis leído ninguna de sus novelas. Es una lección de amor, una lección de vida.



  AUTORA: Jeanette Winterson
  EDITORIAL: Lumen
  Nº DE PÁGINAS: 256
  ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
       














La Señora Winterson ansiaba tener una hija, más que una hija anhelaba una amiga, alguien que pudiera reescribir su pasado y que por ende cambiara su presente y su futuro, alguien que fuera como ella imaginaba que debía ser una hija o una amiga, pero el problema con las proyecciones es que son sólo eso; proyecciones, una forma de atribuir a otros nuestra idea de la felicidad o de la perfección, o cualquier otra idea que por regla general suele distar mucho de la realidad. El señor y la señora Winterson guiados por su deseo de añadir un miembro más a su familia adoptaron a Jeanette.

Los Winterson contaban con férreas creencias, ambos formaban parte de la iglesia Pentecostal de Elim en Accrington. La Señora Winterson era una mujer particular, guardaba un revolver en el cajón de los trapos y al igual que algunos esperan con fervor la noche de Reyes ella vivía esperando al Apocalipsis. Jeanette creció a la espera de un ángel redentor que vendría a buscarlos a ella y a su familia el día del fin del mundo, también creció pasando largas horas en la carbonera y noches a la intemperie en el peldaño de la puerta de su casa las incontables veces en que era castigada.




No era como las otras niñas y tampoco era como su madre adoptiva esperaba que fuera. Nadaba a contracorriente, era rebelde y peleona y original y única y llenaba su soledad con poesía, y bajo su coraza se moría de ganas por amar y por ser amada. A lo mejor por eso la señora Winterson le decía a menudo que "el demonio los había llevado a la cuna equivocada" . La señora Winterson era extravagante y peculiar, era una contradicción en sí misma no permitía que Jeanette leyera libros salvo los que había en casa: la Biblia y otros sucedáneos de la misma, sin embargo ella devoraba casi compulsivamente novelas policíacas, el problema de los libros era que uno no sabía que podían contener hasta que era demasiado tarde, en la novelas policíacas todos sabían de antemano que había un muerto. Con o sin prohibiciones Jeanette descubrió los libros y con ellos su tabla de salvación, convertirse en escritora no fue un acto voluntario sino una necesidad: la de reescribir su historia al margen de la de su madre, la de llenar un gran vacío que se situaba justo al principio de su vida.

"Una vida dura necesita un lenguaje duro, y eso es la poesía. Eso es lo que nos ofrece la literatura: un idioma suficientemente poderoso para contar como son las cosas. No es un lugar donde esconderse es un lugar donde encontrar."

Y llego la pubertad y en ella Jeanette se dio cuenta de que se fijaba más en las chicas que en los chicos, que veía belleza en ellas y que despertaban su deseo. Y con la pubertad llego una chica y llego el amor, y Jeanette a pesar de ser una gran entendida del carácter de su madre le confesó que se había enamorado y que su amor tenía nombre de mujer. Ante tal revelación la señora Winterson le contesto a su hija con la siguiente cuestión: "¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?"   

Este libro habla sobre el amor, sobre todas las cosas que hacemos para que nos quieran, habla sobre la perdida y sobre la familia, sobre lo esencial que es conocernos a nosotros mismos para poder querernos y que nos quieran. Habla de tantas cosas, en "la niña del faro" conocí a una escritora maravillosa, llena de poesía, sencillez y sensibilidad, y en "¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?"  he conocido a una mujer maravillosa: una feminista hecha a sí misma, delicada e indestructible al mismo tiempo, hecha de los materiales más inquebrantables que existen: poesía, sueños y literatura. Conocerla ha sido encontrármela en cada línea de sus obras. Conocer a esta maravillosa mujer, por favor.    

     




                                                                          
                                                               







2 comentarios:

  1. Pues habrá que descubrirla.
    Gracias por tomarte la molestia de enseñarnosla.

    ResponderEliminar