jueves, 25 de mayo de 2017

ADOPTA UNA AUTORA





Esta es la tercera entrada del proyecto #AdoptaUnaAutora, creo que no me cansaré nunca de hablaros sobre Jeanette Winterson, que queréis que os diga me ha conquistado, como no iba a hacerlo con esa voz suya tan íntima, tan personal y tan cargada de historias. Hoy os hablaré sobre Napoleón, sobre Henri y sobre Villanelle, y también sobre la pasión, sólo os contaré historias, lo prometo. Si os interesa este estupendo proyecto en el que se intenta dar visibilidad a autoras tan maravillosas como Jeanette pinchad aquí.




AUTOR: Jeanette Winterson
EDITORIAL: Lumen
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
Nº DE PÁGINAS: 224
















Napoleón Bonaparte sentía auténtica devoción por el pollo, le encantaba, le entusiasmaba, le apasionaba. Henri amaba a Napoleón, veía en él a un hombre decidido y valiente que no temía a la adversidad y por eso creía en sus promesas de libertad, creía en ese futuro cargado de prosperidad que vendría tras una batalla más, creía en él. Lo adoraba, y como lo adoraba y lo amaba se alisto. Se alisto pensando que salvaría al mundo y que mientras lo hacía se salvaría también a sí mismo. Y como a Bonaparte le apasionaba el pollo y como Henri tenía un especial talento a la hora de guisarlo terminó convirtiéndose en su cocinero, matando pollos por él y después preparándoselos. Mientras Napoleón arrasaba en Europa y Henri le cocinaba pollo, en Venecia Villanelle recorría los más intrincados canales subida a bordo de su barca, nunca se perdía a pesar de que Venecia es una ciudad cambiante, una ciudad viva. Villanelle podía caminar sobre el agua pues era hija de un barquero. Y al igual que Henri amaba a Napoleón y al igual que este último amaba al pollo, Villanelle amaba la vida, amaba el juego y amaba a una mujer; una pasión prohibida. Existen muchos tipos de pasiones como la pasión disfrazada de admiración que Henri profesaba a Napoleón, o la pasión como un apetito fugaz que sacia un placer, como el que sentía Napoleón al devorar el pollo, o esa pasión que desdibuja los límites entre el sexo y el amor como la de Villanelle hacia la bella mujer, o una pasión que te hace libre, que hace que te olvides de ti mismo y solo existas para el otro, como la pasión de Henri hacia Villanelle. Os estoy contando historias. Creedme.

La pasión es una novela de contrastes, por una parte estamos en Francia donde impera un orden dirigido con mano firme y brutal violencia por Napoleón, donde todo lo que puede ser juzgado como pecaminoso se barre bajo la alfombra. Por otra parte, nos encontramos con Venecia una ciudad viva, rodeada por un halo de misterio donde todo es posible, la oscuridad ampara, la magia emerge y los juegos de azar se encuentran disponibles para todo aquel que este dispuesto a jugar, en Venecia reina la ambigüedad. Igual que en Villanelle, hija de barquero, trabajadora de un casino, jugadora, una criatura indómita como su salvaje melena pelirroja, abierta al amor, abierta a la vida, es la pasión en estado puro,es la pasión misma. Y otra vez el contraste, la otra cara de la moneda: Henri, un chico de grandes principios,gran corazón y sentimientos puros. Esta no es una novela histórica al uso, Jeanette utiliza la historia a su antojo para crear su novela. En la pasión abundan los paralelismos, es como si nos asomáramos al otro lado del espejo y pudiéramos observar su reflejo, es un juego de conexiones, de oposiciones, es jugárselo todo a cara o cruz. Y eso no solo lo encontramos reflejado en los personajes y los escenarios en los que se desarrolla la historia, también toma forma en la narración alternando presente y pasado, así como pasajes contados por cada protagonista.


Digo que estoy enamorado de ella. ¿Qué significa? Significa que veo mi futuro y mi pasado a la luz de este sentimiento. Es como si escribiera en una lengua extranjera que, por arte de magia, de pronto fuera capaz de comprender. Sin palabras, ella me revela mi propio ser. Igual que los genios, ignora lo que hace.
Otro de los temas que trata la pasión es el de la sexualidad, cuestión que explora a través de Villanelle pero lo hace con tanta delicadeza y de forma tan sutil, que el lector no lo percibe como algo extraordinario sino como algo intrínseco a la propia naturaleza de Villanelle. 

Y en cada línea de esta pasional novela nos la encontramos a ella, a Jeanette. Ninguna palabra ha sido elegida al azar, todas están tejidas para contar una historia especial, todas contienen poesía, ironía, delicadeza y pasión. Y están pensadas para sugerir significados, para que cada uno encontremos el significado de nuestra pasión.

No estaré donde estoy. Las ciudades interiores son inmensas, no figuran en ningún mapa.

2 comentarios:

  1. Wao! Me ha encantado.Me dio curiosidad primero por lo de Napoleón XD Villanelle debe ser muy pasional . Tú entrada desborda pasión. Me lo apunto bella. Tiempo que no leía una entrada tuya. Un abrazo <3

    ResponderEliminar